Sigueme en Twitter

miércoles, 4 de marzo de 2015

No es Venezuela. La represión y asesinatos que no importan

Nery Jeremías Orellana tenía 26 años de edad y dirigía la estación Radio Joconguera en Candelaria, en el departamento de Lempira (oeste), fronterizo con El Salvador.

Director de una radiodio comercial, pero abierta a los movimientos sociales, miembro de la Red alternativa de Radios Comunitarias, militante del Frente Amplio de Resistencia Popular (FARP).

Radio Joconguera denunciaba constantemente las violaciones de los derechos humanos cometidas contra las comunidades locales. La suerte que han corrido otras estaciones como Radio Faluma Bimetu o La Voz de Zacate Grande recuerda el peligro que implica hablar de los conflictos sociales y agrarios en algunas zonas y en ciertas frecuencias.

Los gobiernos de los paises que voy a citar a continuación, no hacen nada para parar esta sangría, en muchos casos incluso participan la represión. Todos los asesinatos tienen algo en común (salvo alguna excepción relacionada con la delincuencia habitual), los asesinados eran molestos para los gobiernos y grandes empresas. En el caso de los sindicalistas hay un patrón que se da en una gran parte de los casos. Una gran empresa o bien una multinacional, normalmente estadunidense, quiere deshacerse de los sindicalistas que exigen mejoras básicas de las condiciones, primero los reprimen de todas las formas legales e ilegales que pueden, si siguen "dando guerra" acaban asesinados por paramilitares (la mayoría de las veces) o grupos armados de narcotraficantes.

Honduras
- Desde el 2003 hasta Septiembre de 2014, 37 periodistas han sido asesinados.

Colombia
- Desde el año 2000,  56 periodistas han sido asesinados.

Si la cifra de periodistas asesinados es un escándalo, la de sindicalistas brutalmente reprimidos o simplemente asesinados es totalmente inasumble en una pseudodemocracia

Noventa representantes sindicales fueron asesinados durante 2010 en todo el mundo, 49 de ellos en Colombia, según el informe anual de la Confederación Sindical Internacional (CSI), publicado este miércoles.

El informe de la CSI, que recoge datos de 143 países correspondientes al año pasado, señala que Sudamérica “continúa siendo el lugar más peligroso para el ejercicio de los derechos sindicales”.


- Solo en 2010, de los 90 sindicalistas asesinados en todo el mundo, 75 murieron en América del Sur, 49 de fueron en Colombia, según la CSI, que también señala que el dato referido a dicho país es similar al de años anteriores (en 2009 fueron 48)


México
- Desde el año 2000, 81 periodistas han sido asesinados.

Brasil
- Desde el año 2000, 38 periodistas han sido asesinados

No hay comentarios:

Publicar un comentario