Sigueme en Twitter

jueves, 25 de octubre de 2012

Liberalismo de salón: cómo con dinero público se sanean empresas privadas y se venden a precio de saldo (Generalitat de Catalunya) caso EPLICSA


Chirria que alguien que se considere liberal intervenga en empresas privadas con capital público, máxime aún cuando desde empresas del mismo sector denuncien la “competencia desleal”.  Pero lo que es hiriente que se enmascare estas intervenciones en “planes estratégicos”, que al final resultan algo más sencillo; sanear con dinero público una empresa quebrada por falta de financiación y venderla a empresarios afines  de renombre a precio de saldo.
Si miramos esta tabla, podremos observar la cantidad de recursos que gasta la Generalitat de Cataluña, en empresas públicas. ¿De todas ellas puede haber alguna prescindible? 
l

Un ejemplo puede ser la Empresa de Promoción y Localización Industrial de Cataluña SA (EPLICSA), se fundó en 1985 y su objetivo principal era salvar empresas estratégicas de situaciones económicas complicadas y de desolocalizaciones masivas. Con esto se pretendía salvar el tejido productivo y conservar puestos de trabajo.
Esto era la teoría o la “moto” que nos vendieron sobre esta empresa pública. La realidad es que es un holding de participaciones industirales de la Generalitat, que se hacia cargo de empresas a punto de quebrar. Estas empresas tenían que ser estratégicas, ya sea sectorialmente  o para un territorio que se este desindustrializando,  las reflotaba (con dinero a cargo de los presupuestos de la Generalitat) y las privatizaba a cuatro amiguetes a empresarios capaces de seguir generando valor. Uno de los casos más importante que ilustran como actuaba EPLICSA es la venta de Taurus a los empresarios Termens y Tornini.
EPLICSA, actualmente ha sufrido una metamorfosis y es AVANÇSA (aunque en los presupuestos de la Generalitat se le puede seguir viendo como EPLICSA), la cual sigue siendo un holding industrial, pero que busca participaciones minoritarias de hasta el 25% del capital social. Los resultados no han sido muy esperanzadores: 


“El Govern sanea el balance de Avançsa, la antigua Eplicsa. Las pérdidas acumuladas por el hólding industrial han obligado a sus responsables a ejecutar una reducción de capital por 11,96 millones de euros. 
Según Avançsa, la operación –acordada a finales de junio– se ha llevado a cabo con el fin de “restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad disminuido como consecuencia de pérdidas”.Este ajuste supone recortar en un 23% el capital social de Avançsa. Tras la última apliación, en 2010, la cifra era de 51,33 millones y ahora pasa a 39,37 millones de euros.”
 Taurus


Es una empresa de matriz de electrodomésticos , repasemos un poco su historia:

“La Generalitat tomó las riendas del grupo Taurus, propiedad de Josep y Francesc Betriu Tàpies, en 1993. Se quedó todo el grupo por el precio simbólico de una peseta. Taurus estaba en situación formal de quiebra y enfrentada a otros competidores de la línea blanca que consideraban la intervención del Gobierno catalán como "competencia desleal".
"Entonces Taurus tenía una plantilla de 700 personas, no facturaba ni 1.000 millones al año y perdía otros tantos cada ejercicio", resume Jordi Conejos, director general de Industria. La Generalitat inyectó fuertes sumas para reflotarla, reducir la mitad de los empleos y poner al día la sociedad y sus deudas institucionales.
Se segregaron algunos activos que pasaron a Magatzems de Campdevànol y, en julio de 1997, la Generalitat privatizó la firma fabricante de electrodomésticos limpia de lastres. Los empresarios leridanos Ramón Térmens y Jorge Tornini adquirieron el 52% y asumieron el compromiso de comprar el 48% restante en manos de EPLICSA al cabo de tres años.
Los nuevos propietarios se beneficiaron de importantes créditos fiscales, pagaron 237 millones y se comprometieron a asumir 2.300 millones (de pesetas) de deudas heredadas (la deuda total,ya que más adelante se harian con el 100% de la empresa). La decisión privatizadora primó a los empresarios leridanos en favor de otros seis candidatos.”
Finalmente en 2001 la Generalitat vendió el resto de participaciones que tenía en Tauros a los empresarios Ramón Térmens y Jorge Tornini por 678 millones 
Por tanto pagaron 915 millones y se hicieron cargo de una deuda de entre 2.200 y 2.300 millones de pesetas. La Generalitat en cambio en su saneamientos se gastó casi 4.500 millones de pesetas.
En resumen unos empresarios reciben una empresa intervenida por una empresa pública, la compran muy por debajo de lo que ha costado sanearla y reciben todo tipo de ayudas para que la operación se lleve a cabo. Desde créditos importantes por parte de Cajas de Ahorros y Bancos, hasta créditos fiscales. Se da la paradoja, de que casi cualquier persona en esas condiciones podría adquirir una empresa de estas características, pero no os equivoquéis, este tipo de operaciones esta vetado para las personas “comunes”.
Un ejemplo llevado al extremo, podría ser el de Diaz Ferran, este “liberal” que pedía un parentisis en el libre mercado, ha vivido toda su vida a base de los créditos que le han dado bancos y sobre todos cajas, afines controladas por “los de su cuerda”. Pregonan el liberalismo, pero lo único que hacen es manejar bien las influencias que tienen tanto en el Estado como en bancos y cajas.

¿Se evitó la deslocalización de Taurus?
Parece ser que no, han pasado de más de 600 trabajadores cuando la adquirió la Generalitat a menos de 100:
 “El sindicato UGT de Lleida criticó  a los propietarios del fabricante de electrodomésticos Taurus por la "poca inversión" que la compañía está haciendo en las plantas de Lleida, mientras cada vez tiene más centros de producción en otros países, como México, Brasil, Sudáfrica y la India. "El grupo está buscando claramente mano de obra barata y menores costes productivos"
"En los últimos años las fábricas de Taurus del Alt Urgell, estratégicas para el desarrollo económico de esta comarca pirenaica, se están dejando morir, cada vez con menos producción y menos inversión en maquinaria", afirmó el comunicado.
   UGT considera que hay riesgo de una posible deslocalización y argumentó su temor con datos: La compañía tenía contratadas a 637 personas en 1992, 437 de las cuales estaban relacionadas directamente con la producción de pequeños electrodomésticos, mientras que en la actualidad la plantilla con tareas directas de producción no llega ni al centenar de trabajadores y trabajadoras.”

Si quieres "menear" la noticia aquí http://www.meneame.net/story/liberalismo-salon-como-dinero-publico-sanean-empresas-privadas

3 comentarios:

  1. Pues no lo veo mal, esto van pro del país. Además ya esta bien de la tontería progre de que los emrpesarios tienen que ser malos por naturaleza, esta bien que tengamos empresarios de renombre, al menos en Catalunya y que se ayude con dinero público pues mira, también se pagan a parados con dinero público

    ResponderEliminar
  2. Nadie ha dicho que lso empresarios tengan ser malos por naturaleza, pero otra cosa es que lleguen "al poder" a través de chanchullos eso que mierda es!!

    ResponderEliminar
  3. La casta política nos esta destruyendo algo debemos de hacer.

    Pero no solo la casta política muchos de los que viven de ella o son "fans" de ella. En la época de la burbuja, miles y miles de españolas se rian de los que no se habían hipotecado, saba la sensación de que si no te hipotecabas eras un fracasado... Estos mismos que se reian d elos demás ahora son muchos de los desahuciados y precisamente los que les estan ayudando son todos aquellos que no se hipotecaron

    ResponderEliminar