Sigueme en Twitter

viernes, 3 de febrero de 2012

La directiva MIFID confirmaría que las preferentes son el mayor fraude de la historia de España




Si entendemos por fraude el engaño o aprovechamiento de la ignorancia de alguien para obtener un beneficio en cualquier forma traducible. Podriamos considerar que las preferentes son el mayor fraude de toda la historia de España.

Últimamente escuchamos que los clientes de las entidades financieras han sido engañados con el tema de las preferentes, no cabe duda que muchos creemos que esto es cierto,  pero  a decir verdad  no es más que  la palabra del cliente contra la de los empleados de bancos y cajas...

Por suerte  existe una normativa que dice claramente lo que deben de hacer las entidades financieras cuando comercializan preferentes y desde luego hay indicios claros que no la han incumplido. Es la Directiva MiFID
MIFID viene del ingles “Markets in Financial Instruments Directive” y es una directiva europea que regula la prestación de servicios de inversión, afecta a todas las entidades financieras .


El objeto de MIFID es la protección del cliente, regulando en este caso, el comportamiento de las entidades financieras con el mismo. Tiene dos puntos importantes:
1.     Las entidades deben facilitar a los clientes su estado financiero así como las particularidades de todos los productos que comercializan.
2.    Las entidades financieras tienen la deben cumplir con determinadas obligaciones de la Directiva (MIFID)
En la práctica debe buscar la mejor opción para cada cliente de forma individualizada.

¿A que están obligadas las entidades financieras?

1. Las entidades financieras deben suministras suficiente información para que los productos y servicios que ofrecen sean los adecuado para cada uno de los clientes

2. Por otra parte, están obligadas a realizar unos test a los clientes para cerciorarse de la idoneidad del producto, así como la comprensión del cliente del mismo. Se valorará entre otras cosas los recursos del cliente, su experiencia en productos financieros (incluidos los complejos) etc.

¿A qué productos afecta la directiva?

Productos MiFID complejos como por ejemplo:

- Deuda soberana
- Fondos de inversión
- Flors
...
Preferentes

Para no hacer de este post un “tocho”, abriré más adelante otro con un ejemplo de cuestionario que realizan las entidades financieras. No soy nadie para evaluar todas y cada una de las operaciones que han realizados las entidades financieras a la hora comercializar el producto de las preferentes, pero no hace falta ser un lince para darse cuenta que han estado comercializando durante años, un producto a personas que por su experiencia en actividades financieras, su edad y otras características no cumplían  la Directiva MiFID.
Los cuestionarios  (al menos una gran parte) fueron rellanados para hacer aparentar que el cliente comprendía el producto  y sabía los riesgos que asumía al contratarlo. Sería de vital importancia, que los clientes que han contratado preferentes buscaran o pidieran una copia del cuestionario.
Estamos hablando de un producto que afecta a 1 millón de clientes y un montante total de 26.000 millones de euros

¿Qué riesgos tenían las preferentes?

Es perpetuo: Usted y yo nos moriremos, pero no así las preferentes, que se quedarán como herencia para nuestros nietos. Es el aspecto más negativo de este producto porque el banco tiene la opción de recomprarlas pasados cinco años, pero no la obligación.

Difícil de vender: Si el banco no decide comprarlas o si nosotros necesitamos el dinero, tenemos que acudir al mercado secundario de renta fija (AIAF) en el que prácticamente sólo se cruzan operaciones cuatro o cinco veces al año. Es normal, por tanto, que se pierda dinero en la venta, ya que, por ejemplo, hay ahora una emisión de Banco de Valencia que cotiza con pérdidas del 53%.

Rentabilidad insegura: Depende de que el banco o la caja en cuestión obtenga beneficios. Además, si un año no hay ganancias, no hay remuneración y no se recuperará cuando vuelvan los beneficios, porque para eso se llaman acciones preferentes no acumulativas.

Adivinando el futuro: Como es un producto para toda la vida, además del 6% que ofrece los primeros años, hay que analizar muy bien las perspectivas de la entidad para asegurarse de la rentabilidad futura, que suele ser del euribor a tres meses más un 3,5%.

¿Preferentes?: Para nada. En caso de que la entidad quiebre, los tenedores de estos activos serían los últimos en cobrar, sólo por delante de los accionistas.

No hay salvavidas: Mejor que el banco no suspenda pagos, porque las preferentes no están cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósitos, que ahora asegura hasta 100.000 euros por cuenta bancaria.

¡Ojo al ráting! Ya sé que no hay quién se aclare con las Aes y las Bes de Moody’s y Standard & Poor’s, pero es necesario asegurarse de que la emisión tenga un ráting superior a BBB-. Al ser un producto perpetuo, cualquier caída de la calificación nos haría perder dinero.

Fuentes:

 Directiva 2004/39 de 21 de abril de 2004,  Directiva 2006/73 de 10 de agosto de 2006 y Reglamento 1287/2006 de 10 de agosto de 2006

2 comentarios:

  1. Bien que no se quejaban los viejos cuando las preferentes les daban un 7% anual!! que hubieran espavilado antes. Qujicas

    ResponderEliminar
  2. En el contrato de "preferentes" que firmé en el año 92 -sin la sufiente información- no se menciona para nada que fuera una inversión perpetua sino que figura una cláusula,con nº 16, en que se dice: " es una inversión indefinida, cuyo contrato se podrá resolver por cualquiera de las partes avisando con quince días de anticipación".
    ¿ Alguien me podría aclarar si esta cláusula es suficientemente válida para reclamar ahora, en 2013,la resolución del contrato ?

    ResponderEliminar